Abrir espazo para Mazas, espazo infinito[1]

Raquel Pelta

Cándido Fernández Mazas Situándose, ilustrador e humorista

Se o traballo de Cándido Fernández Mazas non recibiu a atención e respecto que merece, e moito menos parece ser a única que ten dedicado ao seu traballo, o que podería ser descrito como excelente como debuxante e ilustrador de libros, xornais e revistas.

Sin embargo, posiblemente en su momento, fueron éstas dos de las actividades que más popularidad debieron de proporcionar al artista, pues no debemos olvidar que el chiste –una denominación que no agrada demasiado a los ilustradores del humor–, la caricatura y la ilustración gráfica en general han gozado desde siempre del favor del público. Los periódicos y revistas, desde hace casi dos siglos y hasta hoy en día, suelen colocarlos en algún lugar especial hacia el que desean que el lector dirija su mirada porque, en numerosas ocasiones, un chiste o una ilustración, ocupando tan sólo unos centímetros de papel, puede llegar a decir mucho más de lo que se cuenta en el resto de la publicación.

Ex Libris Xavier Bóveda. Orense, 1922

Paradójicamente, el humor y la ilustración –dos de las facetas de Cándido Fernández Mazas, como acabo de señalar– y, por tanto, los humoristas y dibujantes para el medio impreso, no han encontrado todavía un hueco en la historia y crítica del arte, equiparable a otros artistas. El carácter efímero, una estética que a menudo no se corresponde con los parámetros al uso, la referencia a una realidad inmediata y pasajera, un vehículo físico multiplicado por centenares de miles de veces y los prejuicios sobre la validez artística de lo lúdico, son algunos de los aspectos que empañan una relación que podría ser más trascendente y respetuosa. Pero, precisamente, todos estos aspectos en manos inteligentes, pueden transformarse en una estrategia a través de la que es posible transmitir mensajes complejos y contundentes, estableciendo elaboradas relaciones entre el lenguaje visual y verbal, que sirven como potente instrumento de crítica y enseñanza. El chiste, la caricatura, la ilustración, en general, son también documentos históricos que actúan como radiografía social y política, al mismo tiempo que son una manifestación artística y literaria, pues toman forma de narración en imágenes.

Posiblemente por iso, e en relación a Cándido Fernández Mazas, quizais xogar e ilustración deseño poden ser considerados dous dos máis xenuíno das súas múltiples manifestacións artista, e dalgunha forma sintetizar un traballo despregou fluída entre o campo plástico e literario, como sempre, el oscilou entre a súa vocación como pintor e escritor.

Ademais, e en relación ao humor, aínda que Fernández Mazas veñen a esta área por razóns de supervivencia económica (dadas as posibilidades limitadas de un artista avanzada ofrece o panorama ourensán) -e se ignorarmos o que di o seu irmán Armando tamén a súa intención de cometer politicamente[2]- a súa incursión el, desencadearía un preocupacións sociais e políticas que xeralmente caen fóra do seu pensamento estético, como moitas veces e con iso, el reclamou a pureza da arte e independencia do realidade, destacando a incapacidade do acto artístico para aprehender totalmente ( "unha verdadeira mazá é unha mazá nunca pintou"[3]), Porque Mazas e ten como o seu irmán salientou: "Non estou interesado na expresión literaria da realidade do cotián, o lugar común: ver e comprender pode ser substituído por premonición, intuición ou soño."[4]

Claro que, como é ben indicado Arturo Casas, nun texto que está incluído neste catálogo, Mazas estaba preto de trotskismo e Trostski o proceso revolucionario non implica ningún sacrificio ningún arte propaganda didáctica.

En calquera caso, hai que entender as diferentes posicións nun contexto de debate sobre o papel do artista, a obra de arte ea súa función social. A través do humor, e quizais involuntariamente, Mazas resolve o conflito entre a arte pura e arte comprometida, reunión, de algunha maneira, cunha das súas declaracións: fotos deben estar en vitalidade e pintura: a vida preso nunha orde.[5] De este modo, y con sus dibujos de humor, con sus caricaturas, aprisiona en un orden la realidad social y demuestra su implicación en el momento que le ha tocado vivir, marcado por siglos de corrupción política y de decadencia económica y social. Porque para él la caricatura es una manera de manifestarse en política y de rebelarse contra la situación, en este caso, del país en el que vive. Así lo subraya cuando hablando de la historia de España –“un pueblo de folletín”[6]- refírese a Goya, como unha das poucas voces blasfemos foron levantadas nos pobos ibéricos "" O soño da razón produce monstros "". Goya ten que inventar o deseño animado para protestar contra a política :. Ten que afastarse das súas concreções de plástico para dar golpes fortes na experiencia nacional baleira "[7] O mesmo pode ser o que fai Mazas e é por iso que, despois do seu regreso da primeira viaxe a París en 1925, inicia a súa carreira como humorista.

La obra humorística de Mazas surge, pues, en un período histórico –la dictadura de Primo de Rivera– difícil desde el punto de vista político (se suprime la vida parlamentaria, se reprime a los sindicatos, se establece la censura previa, etc.), pero tal vez por eso, “favorable” a un humor crítico que se convierte, seguramente, en la única manera de poner en evidencia una situación cada vez más imposible de soportar. Y ahí es donde el artista gallego, enlaza con una corriente de humoristas iconoclastas e inconformistas que desde el siglo XIX venían arremetiendo contra una España en franca decadencia, corrupta e injusta: Mariano José de Larra “Fígaro” que en su pobrecito falante[8] ha destacar o atraso e incultura español; Ibrahim clarete (pseudónimo de González Brabo) desde o Guirigay[9] El ataca contra os excesos da rexencia de María Cristina; Ortego cos seus debuxos animados para Gil Blas; Cilla,[10] primeiro colaborando con Cowbell[11] e, a continuación, vide, la Avispa e comediante Madrid entre outros PUBLICACIÓNS con debuxos incisivos; Demócrito (pseudónimo de Eduardo Sojo) e Mecáchis (pseudónimo de Eduardo Sáenz Hermúa) que desde o diario o Mutiny[12] Van loitar clericalismo e monárquicos abusos, e así por diante e que culminou coa espléndida obra de Luís Bagaria, que na ocasión foi comparado a Mazas.

Desde o humor, "Dichi" (un dos pseudónimos usados ​​por Cándido máis na súa tarefa de debuxante) critica a ditadura primoriverista pero tamén a pseudo - imaxinación español, mellor- centralista que serviu para albergar temas absurdos arredor para a periferia "[13] o "pobo ibérico incongruentes"[14], España, que "non é un pobo de historia, pero un pobo de folletín"[15] pero tamén ataca un abatido aldeão e do nacionalismo galego.[16]

E se o Estado atopados España Galicia en xeral e, en particular, humor, que como unha válvula de seguridade e / ou arma de denuncia, a imaxe da arte máis avanzada tamén é propenso a iso. Así, hai que lembrar que artística e literaria avant-garde do primeiro cuartel do século XX entendida humor como recurso para transgredir valores burgueses. Futuristas, dadaístas e surrealistas -E entón ultraístas España, que estaba preto Mazas mediante colaboracións en revistas como Alfar, Dos cales máis da fronte uso hablaremos- humor como arma coa que a ridiculizar a moral, política, amor, convencións sociais, etc., enfatizando a súa baixa credibilidade e validez como reflectir que tras unha guerra como -A sufriu a primeira guerra mundial pode haber outra saída diante da dura realidade dunha civilización que deixou a carreira un saldo de moitas vítimas e principios que xa non serven para recuperar as súas vidas.

cobertura Alfar Magazine. # 35. Coruña de 1923.

Aínda que, como observado Torrente Ballester Mazas vangardas "non satisface-lo [...] como solucións, pero deixaran o seu espírito plantada de problemas" [17] con eles compartir a dor causada pola guerra, como demostrado cando di: "Os mozos de hoxe teñen que falar ao seu vello: os vellos sen fervor e sen qu vitalidade non levantaron as loitas voces asmáticos contra este espectáculo brutal de aliadófilos e germanófilos; espectçaculo que envelenou nosas vidas, poñemos nas nosas meixelas, moi novo tremor despois vermello de rabia e conciencia. [...] Todo o que roubaron e nada debe a eles. Hai un divorcio espiritual tan latente que a vida comeza en nós. Fai un balance de vinte séculos e mandémoslos ao inferno ", [18] quizá, por eso, Cándido vio en el humor crítico, una buena manera de hacer ese balance y empezar desde cero. Y si el contacto con las vanguardias, dejó su espíritu sembrado de problemas, algunos de ellos debieron encontrar salida en el humor porque su manera de aproximarse a éste no es la de un humorista corriente, sino la de alguien que comparte con aquellas su afán problematizador, aunque las mire con distancia.

Pode Cândido -saving as distancias ideolóxicas igualar Castelao cando di, falando dunha actividade que tamén practicaban, que: "O humorismo interpreta a vida dunha forma sincera e forte, non só de plástico, pero ideolóxica, e como nos puro deseño, a forma é un fin en humor, é un medio de expresar ideas. debuxos humorísticos ter un valor diferente para a historia, porque a risa se atopa por baixo un comentario xusto da realidade ".[19]

Actitude Fernández Mazas bloque tamén perfectamente co perfil do humorista máis pura, que humorista ideal que non deixa a cabeza monicreque, esta reclamación e que pon en cuestión moitos dos valores establecidos, porque, en realidade, a pesar de que este non era un territorio libremente escollido, a súa obra alcanza unha realidade profunda e dignidade que demostra, como dixo Wenceslao Fernández Flórez: ". Humor é simplemente unha posición á vida [...]"[20] Pola súa banda, Candido dixo nun texto publicado O Pueblo Gallego"Cando un novelista, cando un certo corpo estaba cara a cara co rostro de vida, como Schopenhauer fixo, a realidade destrúe toda inclinación para un mundo mellor, e non pode voltar máis dunha destas formas: ou o Catalogación frío, ou a melancolía de humor. "[21] A partir deste segundo camiño, Mazas non fai ningunha concesión á quão doado é vulgar, porque, como apuntado por José M. Bouzas, falando sobre a personalidade do artista, sempre foi "incapaz de someterse a calquera cousa ou persoa para a realización." Bouzas tamén chama a atención sobre a súa capacidade dialéctica, "a violencia verbal e sarcasmo cortante que pode chegar a crueldade"[22] un perfil que parece encaixar coa visión de Baudelaire: "Os españois son cómics moi dotado, rapidamente chegou ao cruel e fantasías máis grotescas miúdo conteñen algúns sombrío".[23]

Pero la entrada de Mazas en el mundo del humorismo gráfico vendrá precedida por una labor previa en el terreno de la ilustración gráfica –y en un sentido amplio en el del grafismo porque a comienzos del siglo XX resulta difícil delimitar las diferencias entre diseño e ilustración –que desde el punto de vista historiográfico está aún po investigar. Sus primeros trabajos, todavía en plena adolescencia, son carteleras –de las que parece haberse conservado resto alguno–, que realiza de manera gratuita para el Teatro Principal y el Cine Apolo de Ourense.

1921-aparentemente aprende a Manolo Méndez- a xilogravura e linóleo, e con só 18 anos, comezou a publicar ilustracións en revistas, coincidindo cunha particularmente brillante para periódicos españois actualmente en xeral e galega en particular.

Os seus comezos son diariamente o zarpa, fundado en 1920 por Basilio Álvarez –hombre de ideas socialistas– y dirigido a partir de 1921 por Roberto Blanco Torres que había salido primero en Madrid para, más tarde, editarse en Ourense. Pese a su juventud, encontramos un Fernández Mazas que se muestra ya como un dibujante seguro. Sus colaboraciones –a las que volveré a referirme– serán numerosas especialmente entre los años 1925 y 1926.

Paralelamente y desde 1924 colabora como ilustrador en el diario Galicia.

A estas colaboraciones seguirán otras en dos de las revistas míticas de la historia cultural gallega: Nós e Alfar.

Nós surge en 1920 dirigida por Vicente Risco. Desde sus comienzos se empeña en el impulso de la identidad y cultura nacionales gallegas mientras defiende un arte puro o lo que es lo mismo, el arte por el arte. Hacia 1922, Cándido realizará algunas ilustraciones para esta publicación, dentro de unas líneas que lo aproximan a las vanguardias del momento –aproximándose en ocasiones a los Delaunay–, pero pronto inicia su colaboración en una revista que parece encajar mejor con su personalidad: Alfar.[24]

A Alfar llega de la mano de su amistad con Luis Huici. Es, por aquel entonces, una revista de vanguardia que había nacido a finales del año 1920 bajo la denominación de Boletín de Casa América–Galicia. En octubre de 1923 aparece ya como Alfar, una publicación de cuidado diseño, cuyas páginas se compondrán mediante la articulación de grabado, texto y filetes gruesos, recursos que permiten establecer una clara relación entre el contenido visual y el literario. Dirigida por Julio J. Casal, ya desde 1922 venía convirtiéndose en publicación literaria, dando acogida a algunos de los más destacados vanguardistas del momento: Alberto, Bores, Borges, Dalí, Ángel Ferrant, Robert y Sonia Delaunay y el uruguayo Barradas, con el que Mazas entró en contacto.

para Alfar e desde 1923, Fernández Mazas faise xilogravuras vertedura limpo e seguro dentro dunha estética próxima á da Norah Borges, Wladyslaw Jahl e moito Barradas, aqueles momentos representativos da ultraísmo, un movemento literario que aínda que tivese algún impacto sobre o artes visuais non se materializou de orientación xurídica, aínda que algúns textos que poderían cualificar foron revelados.

Eles influenciado polos futuristas e caligramas de Apollinaire, tamén herdaron algúns elementos dadaísta Picabia e Tzara, así como os expressionistas alemanestanto en textos e ilustracións. De aí o uso de xilogravura e da procura da innovación formal que caracteriza a gráfica do movemento, marcada pola experimentación tipográfica e unha ilustración de carácter artístico evidente.

Un ano despois, vemos como colaborador do xornal Mazas O Pueblo Gallego.

Mentres tanto, durante a execución dos seus debuxos para a prensa, torna-se ilustrador dos libros de algúns dos seus amigos: A lúa, a alma eo amado (1922) bóveda Xavier; Estética da Muiñeira (1923) e O vello mariñeiro toma o sol e outros contos, Eugenio Montes; xardín de infancia Luis Bernárdez Francisco I, un dos mellores exemplos da gráfica de Mazas-; Xornadas de Bastián Albor (1927) Álvaro de las Casas, O vento segrel Augusto de las Casas, entre outros.

En todas estas obras, Mazas traza delicadas ilustraciones, la mayoría de ellas xilografías, de una gran sencillez, en las que la línea corta la negrura del fondo y es el elemento que mejor define el quehacer de artista. Cuando ocupan las cubiertas aparecen acompañadas de tipografías trazadas a mano –de evidente relación con futuristas y dadaístas– en las que cada letra tiene una personalidad distintiva, dejando de ser un vehículo neutro para convertirse en una ilustración más. El año 1925 supone su primer viaje a París y a su vuelta es cuando se producen sus primeras incursiones en el humorismo gráfico, posiblemente motivadas –como ya hemos señalado en palabras de su hermano–, por un deseo de implicación política y social que creció en contacto con los exiliados que había conocido en la ciudad del Sena. Retorna a o zarpaE que a volta corresponde un ano -1926- axitada por Primo de Rivera que determinar o procesamento Dr Caju, alonxamento de Jiménez de Asúa, pechando Atheneum eo corpo revolta e disolución artillería entre outras cousas.

de o zarpaMazás de combate sutilmente pero implacabelmente a ditadura de Primo de Rivera. Un exemplo de tal sutileza é un gravado de intención republicano, publicada en xaneiro de 1926. Construído como unha pegadoEntre os seus distintos elementos mostrados dúas coroas no aire, con compostos con letras etiquetas do modelo que poden ser lidos fráxilE a data de 1 de xaneiro de 1926. Estilisticamente preto de dadaísmo, lembre que Mazas coñecera en París un dos principais representantes do ismoTristan Tzará-, é un modelo de intelixencia que permite que obteña a través da censura previa incólume á ditadura presentar calquera publicación.

Fráxil. Xornal La zarpa. Ourense 01 de xaneiro de 1926.

E non había ningunha maneira mellor que sutileza, aínda que ás veces, e visto desde a distancia temporal súa bromas pode ser enigmática, sobre todo se queda cos debuxos que acompañan pés, que moitas veces usa citas de Homer, Santa Teresa é encomendaciones para Santa Barbara. Aínda que poida ser verdade que, como observado por Anton Capelim, [25] parece haber una integración entre texto e ilustración, también es verdad que ésta debió ser la única manera de evitar el control censor. Como ha señalado su hermano Armando: “Esta etapa del Humorismo gráfico […] se encuentra toda ella muy condicionada por la censura gubernativa. Esto explica el desfase que a veces se produce entre la perfección y el cuidado en el dibujo y la improvisación pobre y descuidada del pie de la viñeta. Leyenda que Cándido cuidaba con talento y gracia; pero que ante el rechazo del censor y por no perder la posibilidad de su impresión, tenía que sustituir el pie de la viñeta por otro más oscuro, inocente y poco expresivo; produciéndose el desfase observado entre dibujo y texto”.[26]

Sin embargo cabe pensar que posiblemente en su momento, ese desfase no fuera tal pues los lectores de Dichi compartían su mismo contexto. En todo caso, Mazas no parece ser de esos humoristas que pretendan provocar la risa. Se adapta mejor al perfil que José Francés define para el verdadero humorista: “El humorista practica el humorismo activo; el socarrón, el pasivo optimismo. Aquel busca el pensamiento y el corazón; éste se limita a lograr la risa”[27] Efectivamente, el artista gallego parece buscar más el pensamiento y el corazón, pues sus bromas, aun con la distancia temporal, siguen moviendo algo dentro del lector. Mazas, parece también cumplir a la perfección con lo que decía Thacheray: “El humoristas procura despertar y encauzar nuestra compasión, nuestra bondad, nuestro desprecio de la mentira, la fatuidad y la impostura; nuestra ternura por los débiles, por los pobres y por los miserables. Procura, con los medios que tiene a su alcance, ocuparse de todos los actos habituales y de todas las pasiones de la vida”.[28]

en o zarpa, Dichi reparte su trabajo en lo que podríamos calificar de series: Cosas del tiempo y Cura de Aguas, Artistas gallegos, Aguafuertes Goyescos –especialmente interesantes por el fuerte contenido social, y donde se denuncia la estupidez de aquellos que no quieren ver lo que es más evidente–, entre otras. Son dibujos muy sencillos, sin fondos, de rasgos reducidos a lo esencial, en los que no se busca el volumen y que resultan de una modernidad absoluta.

Coincidiendo con su actividad como humorista político en o zarpa, en 1926 se hace cargo de Galaxia, revista mensual de novelas gallegas. Compartiendo dirección con Augusto María de las Casas, ilustra bajo el nombre de Xohan Rafael. De formato cuadrado es una publicación de gráfica esmerada, tratada con especial mimo.

Muiñada de estrelas. Álvaro de las Casas. Editorial Galaxia. 1926, Orense

Tres años más tarde –y con la interrupciónn de su nueva estancia en París en 1927–, ya en 1929, dibuja para La Gaceta de Galicia, revista mensual fundada por Eugenio Olano y José L. Viñas Castro, con sede en Vigo, de la que sólo saldrán dos números. Cándido asume la parte artística, colaborando con Carlos Maside. El resultado de ello será una cuidada presentación, clasicista, equilibrada, en la que el espacio en blanco se convierte en elemento compositivo fundamental. Vuelven las rotulaciones manuales de Mazas, en las que la letra reclama presencia de ilustración. Desde el punto de vista iconográfico, los temas que aquí se trata son variados: campesinos, paisajes campestres y urbanos, marineros, parejas, etc., todos ellos realizados con ternura.

A estas colaboraciones, seguirán otras, a su traslado a Madrid en 1930, en nova España, revista dirigida por Antonio Espina, José Díaz Fernández y Adolfo Salazar.

Este mismo año, vuelve al dibujo político, esta vez en el semanario ourensano La República de Jacinto Santiago, donde su humor se llena de ferocidad y da lugar a dibujos y caricaturas, a menudo llenos de crueldad, una crueldad que se exacerba durante los años republicanos coincidiendo con el avance reaccionario que se produce en el bienio negro –Leroux–Gil Robles–, cuando colabora en el periódico O Pueblo Gallego, con sus series: Crónicas do Agro, Caricaturas de personajes políticos, Crónicas de nuestro tiempo, Lerias d’ Bondo y Cosas veredes Galaicos, que constituye, como ha señalado Carlos Gurméndez una “beatíficaimagen irónica de la campiña gallega”.[29]

En 1933 ingresa en Misiones Pedagógicas, aprovechando el paso del grupo por Ourense. Pinta decorados, y realiza carteles, de entre los que nos ha llegado Retablo de Fantoches, un modelo de belleza, expresividad, sencillez y vitalidad que nos habla de un cartelista que posiblemente no creía en el cartel como un grito sino como un susurro, como amable y delicada sugerencia.

Hacia 1934 publica dibujos en un buen número de publicaciones: política –para la que realiza durísimos chistes en los que denuncia los peligros a los que está expuesta la República–, Nueva España, Claridad y Heraldo de Madrid. Sin embargo, su actividad fudamental se concentra en la revista P.A.N., publicación de ensayos dirigidos por Otero Espasandín, en la que se encarga de la presentación artística y de la crítica e información de arte. P.A.N. es una publicación tratada con esmero en la que Mazas lleva a cabo ilustraciones de las que emana un sereno clasicismo. Como es habitual en él, destaca su dominio de la línea y la sencillez de su trazo, como consecuencia de un pensamiento estético siempre alejado de lo barroco.

en P.A.N.; –y en todas las publicaciones en las que se hallan–, los dibujos de Mazas –pese a estar subordinados a una intención de denuncia y también diáctica y también educativa– y, por tanto, alejados de sus creencias estéticas, manifiestan muchas de las características de su dibujo más artístico. Pues si en su pintura permaneció siempre fiel a las dos dimensiones, el medio impreso parecía prestarse todavía mejor a ello. Y si siempre rechazó la estética académica amanerada y tradicional, un medio como éste no podía encajar mejor con sus principios ya que siempre ha demandado una pureza formal que va en paralelo con una tecnología que precisa de la economía de medios.

Porque los chistes y la ilustración, en general y por propia esencia siempre ponen de relieve que el dibujo no es la realidad, que tan sólo la evoca; pero además, las ilustraciones de Dichi, no dejan de hablar de su opción por la síntesis, del abandono del volumen, de la valoración del vacío, de la búsqueda de lo esencial, y, por tanto, de la huida del detalle innecesario. Posiblemente, sin saberlo, desde su gráfica aportará también ese arte nuevo que necesitaba Galicia. [30]

El Combatiente Rojo. Diario del P.O.U.M. Madrid, 1937

Los últimos trabajos del Mazas ilustrador verán la luz en el semanario P.O.U.M. de Madrid, en El combatiente Rojo –al frente del que estará uno de sus mejores amigos, Eugenio F. Granell–, en la revista Umbal de Valencia y posiblemente en algunos carteles que quedaron perdidos. De sus dibujos en loitador vermello dirá Granell: “[….] eran admirables. El de un miliciano, que yo siempre tuve por un autorretrato, diseñado con una línea espiral continua casi caligráfica, se publicó en una página entera. Era un alarde de destreza poética”.[31]

Después, la nada y una brillante trayectoria que ha quedado sepultada y, hasta olvidada, en las bibliotecas y hemerotecas a las que algún día habrá que acercarse para descubrir al buen grafista, ilustrador y humorista que Cándido Fernández Mazas fue.

© Raquel Pelta Resano. Madrid.


[1] Titulo este artículo a partir de una frase Darle espacio al tiempo, infinito espacio, que Cándido Fernández Mazas dedicara a Rafael Dieste, en una crítica que hizo en agosto de 1933, de su libro titulado Rojo Farol Amante. La frase tiene una gran carga poética pero, además, dentro del párrafo correspondiente, si bien hace directa referencia a Dieste, contiene ideas que reflejan la concepción que del creador artístico tiene Mazas: “[…] fiel a su signo y a sus voces, busca en el destino de las cosas su razón de ser. (Y buscar el destino es buscar la eternidad). Y fiel a su mismo trance se hace oscuro a fuerza de se introspección, de penosa y bien ganada búsqueda. Y fiel a su intimidad se desangra en poesía. Que este es el caso del creador: enjaular en el verbo la agonía del mundo. Darle espacio al tiempo. Infinito espacio”.
En otro texto, esta vez una crítica a la obra de Eduardo Dieste, Buscón poeta y su teatro. Recorrido espiritual y novelesco del mundo, realizada en octubre del mismo año, Fernández Mazas dice. “Que el que vive en el tiempo puede vivir en el espacio. Que el que en el espacio vive, vive en la eternidad, esa cuarta dimensión de las cosas”. Desde su trágica muerte y durante décadas, Mazas ha sido un artista olvidado, un artista que no ha logrado vivir en el tiempo y, por tanto, tampoco en el espacio. Es hora ya de darle tiempo y espacio.
Los textos aquí citados se publicaron originalmente en Escuela de Trabajo, y se recogen en Fernández Mazas, A.: Fernández Mazas xornalismo, Orense, Ediciones Andoriña, 1990, p. 74 y 76, respectivamente.
[2] “Ista primeira etapa da súa viaxe a París (primavera do 1925) onde no café da ROTONDE conversa con Unamuno e artistas e xentes de letras, exilada ou contrarias as dictaduras española e italiana, cando de volta a Ourense decide empregar as suas facultades plásticas contra a dictadura de Primo de Rivera. Nace entón o humorismo gráfico de DICHI”, en Fernández Mazas, A.: O Humorismo gráfico de Fernández Mazas(Dichi), Orense, Ediciones Andoriña, 1989, p. 11.
En otro párrafo indica: “Fernández Mazas actuaba no xénero artístico do humorismo gráfico por rachas, cando tiña necesidade de gañar algunos cartos, ou cando a situación política reclamaba o seu concurso”, ibídem, p. 13.
[3] Citado por Carlos Gurméndez, en Cándido Fernández Mazas, Dibujos de París 1925-1927, Armando F. Mazas, Orense, Ediciones Andoriña, 1993, p. 13.
[4] Fernández Mazas, A.: Fernández Mazas xornalismo, Orense, Ediciones Andoriña, 1990, p. 20.
[5] Carlos Gurméndez en Cándido Fernández Mazas, Dibujos de París 1925-1927, Armando F. Mazas, Orense, Ediciones Andoriña, 1993, p. 13.
[6] Fernández Mazas, Cándido.: “Al margen del gay vivir. Historia y folletín”, en El periodismo de Fernández Mazas, p. 28.
[7] Ibídem, pp.. 28-29.
[8] O primeiro número de pobrecito falante vio la luz en agosto de 1832 y el último en marzo de 1833. Para Larra: “El escritor satírico es aquel que con sus escritos destruye errores y persigue las preocupaciones que caen sobre la sociedad”. No es, por tanto casual que Fernández Mazas, en su artículo “Historia y folletín” haga la siguiente referencia: “Entre qué genio estamos? Se preguntaba “Fígaro” en 1834. Pero a “Fígaro” nadie le escuchaba. Larra pasó por el siglo XIX como una sombra que ninguno viera; sus ojos dramáticos se llevaron la mayor parte del secreto a la tumba, esa tumba que todos infamamos con nuestro silencio aterrador. Han pasado noventa años: ¿Hemos entendido a “Fígaro”?” en “Al margen del Gay vivir. Historia y folletín”, recogido en Fernández Mazas xornalismo, Orense, Ediciones Andoriña, 1990, p. 29.
[9] panfleto publicado en Madrid, entre xaneiro e xullo de 1839. Foi prohibido por orde real.
[10] Gil Blas Foi fundada en 1864, tamén en Madrid. humor gráfico en que comezou.
[11] Fundada en 1871 Cordoba.
[12] xornal satírico, republicano, subversivo e anticlerical fundada en 1881 por José Nakens, Eduardo Sojo e Juan Vallejo. Vai desaparecer en 1926.
[13] Fernández Mazas, Candido: A marxe da vida. Imaxinación e SouthernismTexto publicado no o zarpa8 de setembro de 1926, recollido en Fernández Mazas, A .: Fernández Mazas xornalismo, Orense, Ediciones Andoriña, 1990, p. 24.
[14] Fernández Mazas, Candido: alucinación e iberismo, pata, 9 de setembro, 1926 recollido en op. cit. (1990), p. 25.
[15] Fernández Mazas, Cándido: Ademais de Gay vivir. Historia e folletín, Garra, 15 de setembro de 1926, en op. cit. (1990), p. 29.
[16] A este respecto, debe recordarse que Mazas un artigo fundamental: "Unha liña na cultura galega", publicado en Gaceta de Galicia, En setembro de 1929, e incluída no Fernández Mazas xornalismo, P. 71.
[17] Torrente Ballester, Gonzalo, en Cándido Fernández Mazas, Dibujos de París 1925-1927, Armando F. Mazas, Orense, Ediciones Andoriña, 1993, p. 5.
[18] Fernández Mazas, Candido "silencio na parte da fronte" Galicia Gazette, N º 1, Setembro 1929. Reunidos en Fernández Mazas xornalismo, Orense, Ediciones Andoriña, 1990, pp. 81-82.
[19] Citada Mazas Fernández, A., en O Humorismo Gráfico de Fernández Mazas (Dichi), Ourense, Ediciones Andoriña, 1989, p. 6.
[20] Wenceslao Fernández Flores, discurso de posesión na Academia Real da Linguaxe, 14 de maio de 1945Citado por Villanueva en Ferreiro Tres claves sombreiros. Miguel Mihura, Madrid, Coclo Edición, 1990, p. 87.
[21] Fernández Mazas, Candido: "Os asteriscos sobre un libro"en O Pueblo Gallego, 1929/03/31, recollido en Mazas Fernández, A .: Figura humorismo O Fernandez Mazas, Pp. 81-82.
[22] Bouzas, José M.: "Fernández Mazas", en Antón Pulido Nóvoa(dir.): Vangarda histórica, Vigo, Nova Galicia Edicións, p. 307.
[23] Baudelaire, Ch.: Cómics e debuxos animados, Madrid, dis viseira., S. A., 1988.
[24] Para máis información sobre as revistas mencionados aquí, ver o traballo de César Antonio Molina, Medio século de prensa literaria española (1900-1950), Madrid, Ediciones Endymion, 1990 e no seu libro: A revista Alfar e da prensa literaria do seu tempo (1920-1930), La Coruña, Ediciones Nós, 1984.
[25] Fernández Mazas, A .: Estética Fernández Mazas, Orense, Ediciones Andoriña, 1992, p. 55.
[26] Fernández Mazas, A.:ibídem.
[27] Francés, José: Art está sorrindo e castigados. humoristas contemporáneas. Madrid, Berlín, Bos Aires, Publicación Nacional, 1924, p. 9.
[28] Citado por José francés, en op. cit., p. 12.
[29] Carlos Gurméndez, op cit. P. 13.
[30] Fernández Mazas, Candido: A nova arte e Manolo MéndezArtigo publicado en Galicia, xornal Vigo. 1923-1924, recollido en Fernández Mazas xornalismo, P. 107.
[31] Granell, Eugenio, en Mazas, poeta creador de amizadeen Cándido Fernández Mazas. París Debuxos 1925-1927, Pp. 9-10.